En este artículo presentamos una breve guía comparativa entre el trading online vs inversión tradicional, con el fin de establecer sus diferencias, ventajas y desventajas y claro, para que que el lector que está pensando en invertir en alguna de estas dos opciones pueda esclarecer todas sus dudas.

 

PUNTOS CLAVE

 

La primera y más notoria diferencia es el horizonte de inversión (tiempo esperado para que la inversión genere rentabilidad). Las operaciones de largo plazo ( 20-15 años) tienden a ser mucho menos riesgosas y con márgenes de utilidad más bajos. Las operaciones de corto plazo (semanas, días, horas, minutos) tiende a ser operaciones muy arriesgadas con márgenes de utilidad altos

 

 

UN OBJETIVO COMÚN: GANAR DINERO

¿Qué cree que tienen en común los fondos de cobertura, Warren Buffet, los trabajadores de cuello blanco y usted mismo?

Todos tenemos el deseo, al menos en parte, de ganar más dinero para vivir mejor. 

 

Hacerse rico es un objetivo común, en casi cualquier rincón del planeta. Ya sea para poder llenar la nevera, comprar una casa, un carro de lujo o la educación de nuestros hijos. ¿Quién no quiere viajar y conocer el mundo sin preocupaciones? Los que ya viajan mucho quieren comprar una casa más grande, más cerca de la playa, un coche más grande, un barco… Siempre queremos más, la naturaleza humana responde a una de las bases del capitalismo, el deseo de tener y acumular solo termina con la muerte y nuestras sociedades están construidas en torno a esta premisa.

 

Quizá por eso el trading y las inversiones en bolsa cuentan con tantos adeptos a nivel mundial, porque son considerados por muchos un vehículo a la riqueza rápida y sin esfuerzo; nada más alejado de la realidad, en parte, porque como en toda empresa de la vida se requiere de mucho esfuerzo tiempo y dedicación.

En este caso podemos definir dos categorías traders e inversores. ¿Quiere empezar como operador o quiere invertir a largo plazo? En primer lugar, vamos a detallar las diferencias entre ambos enfoques

 

Trading online

Objetivo

Los traders buscan ganancias a corto plazo. En otras palabras, su comportamiento es exactamente el opuesto a los métodos de comprar y mantener. Su objetivo es realmente el rendimiento. La base del trading es el análisis de las gráficas de precios de las acciones y a partir de análisis técnicos encontrar oportunidades de inversión en el corto plazo.

 

No importa en qué dirección vaya el mercado, un trader toma una posición tanto en la subida de como en la bajada de activo. De hecho, aspirar a una rentabilidad tan elevada puede requerir asumir riesgos adicionales. Para algunos operadores, esta asunción de riesgos contribuye a su satisfacción.

Período de permanencia

El tiempo que transcurre entre la compra y la venta de una misma acción o valor (o viceversa), puede variar desde unos segundos hasta unos meses, en función del estilo adoptado por el operador y de la realización o no de su escenario.

Por ejemplo, los operadores de day trading compran y venden sus acciones el mismo día; El scalping es un estilo trading de muy corto plazo el tiempo de retención de un valor es muy corto (minutos o segundos).

 

Requisitos de tiempo

El estilo del trader determinará la cantidad de tiempo que tendrá que dedicarle. El trading de cualquier tipo consume mucho más tiempo y energía que la inversión.

Aunque puede automatizarse parcialmente, el trading sigue siendo un proceso muy manual y requiere una asistencia regular.Los trader de day trading tienen que dedicar muchas horas al día, por lo que para ellos puede considerarse un trabajo a tiempo completo.

 

Costes

El trading aparte de la inversión inicial, cuenta con costos por comisiones o recargos por operaciones nocturnas, si bien la democratización del internet y las opciones de financiación de los brokers han hecho del trading una operación al alcance todos (se puede iniciar con 250 USD), el capital inicial debe ser considerable, si se quiere aspirar a grandes márgenes, más aún si el comerciante quiere vivir de ello.

 

Mentalidad

Los operadores tienden a ver el mercado como un conjunto de símbolos bursátiles. Siguen el flujo de noticias, algunos miran los informes financieros, analizan los gráficos de las acciones y luego tratan de aprovechar las micro-oportunidades para batir al mercado.

Mientras que los inversores se fijan en los fundamentos del mercado para identificar oportunidades de crecimiento a medio y largo plazo (varios años), los operadores suelen esperar obtener beneficios centrándose en las pequeñas subidas y bajadas del mercado, buscando oportunidades en las fluctuaciones de los precios y la volatilidad.

Por eso el trading online  tiende a atraer a personalidades que asumen riesgos. Requiere prestar atención a los detalles en todo momento para identificar a tiempo las ineficiencias del mercado y obtener una pequeña rentabilidad. Debido al alto nivel de implicación inherente al trading, este se convierte en un proceso emocional más intenso que la inversión a largo plazo.

 

Cómo tener éxito en el trading

Los operadores exitosos son aquellos que logran conseguir beneficios de forma constante a lo largo del tiempo. Estos personajes se destacan por dos cosas principalmente: han creado una metodología de trading, basada en el análisis técnico y su experiencia y saben manejar sus emociones. 

Entender que el mercado siempre tiene la razón y muchas veces es impredecible es la base para empezar a generar ganancias. En la práctica un trader experimentado abre varias posiciones (sabiendo que va perder en algunas) para que las posiciones ganadoras compensen las perdedoras.

 

INVERSIÓN

Objetivo

Los inversores buscan crear riqueza a largo plazo. A largo plazo significa en un periodo de 15-20 años. Esto se consigue evaluando los fundamentos del mercado, las empresas y la economía, en lo que se conoce como análisis fundamental

Después del análisis a continuación, eligen las acciones -u otros valores- que tienen probabilidades de crecer en el futuro. Por lo tanto, un inversor intenta alejarse emocionalmente de la volatilidad a corto plazo de los mercados centrándose en el valor estimado de las empresas en las que ha invertido.

Dado que los inversores buscan el crecimiento de los resultados económicos de una empresa, suelen aspirar a una rentabilidad anual del 8% al 15% en su cartera financiera. El aumento o la disminución del riesgo puede ampliar este rango en cualquier dirección.

Además de los beneficios obtenidos por la compra y venta de una acción cotizada, un inversor también se beneficia de los dividendos y de la capitalización de éstos a lo largo del tiempo.

 

Período de permanencia

Los inversores pueden mantener las acciones durante años o incluso décadas. Usted puede comprar acciones de facebook hoy y conservarlas por los próximos 30 años. Mantener las acciones durante décadas puede ser ideal para objetivos como la preparación de una jubilación más cómoda. Mientras que los inversores con objetivos a más corto plazo, como la compra de una casa, pueden tener horizontes temporales más cortos, del orden de 3 a 5 años.

En cualquier caso, la parte del patrimonio que se destina a inversiones financieras, como las acciones, debe considerarse a largo plazo (sin necesitarla nunca para la vida cotidiana), para no verse obligado a venderla en el peor momento.

 

Requisitos de tiempo

Una inversión adecuada en acciones requiere una sólida formación financiera en análisis fundamental, contabilidad y economía. El tiempo necesario para adquirir y dominar estos conocimientos es inmenso. Por lo general las personas naturales que no cuentan con este conocimiento deben adquirir los servicios de entidades financieras

En segundo lugar, la creación de una cartera de valores implica un importante compromiso de tiempo para estudiar los fundamentos del mercado, considerar el precio y la valoración y evaluar el potencial de crecimiento a largo plazo.

 

Costes

Como los inversores mantienen sus valores durante largos periodos de tiempo, los costes y los impuestos que deben soportar son mucho menores que los de los traders. Sin embargo, estos costes pueden variar enormemente en función del medio y de los intermediarios financieros que tengan la cartera de valores.

Optar por invertir en un fondo de inversión o en una SICAV, por ejemplo, conllevará mayores costes que las acciones o los ETF con bajas comisiones. Por lo tanto, los inversores controlan cuidadosamente los honorarios y las comisiones para evitar que se deteriore el rendimiento bruto de sus carteras.

La elección de un intermediario con comisiones muy bajas puede, por tanto, maximizar la rentabilidad neta y el interés compuesto a lo largo del tiempo.

 

Mentalidad

Cuando los operadores ven los símbolos llamados “tickers”, los inversores ven las empresas, sus negocios y sus ahorros. Cuando compran una acción, realmente están considerando poseer una parte de esa empresa y de su negocio, lo cual es bastante cierto.

Por lo tanto, el inversor debe tener un enfoque estructurado, definir el valor de la empresa y evaluar si la acción que está comprando está a buen precio. Por ello, los inversores con más éxito actúan de forma racional y no se dejan guiar por las emociones. Se resisten al pánico cuando los mercados y las acciones se desploman.

 

Cómo invertir con éxito

Aprenda a elegir los valores adecuados, investigue y desarrolle una estrategia de inversión que pueda mantener. Aunque ninguna operación o inversión está garantizada, saber lo que se hace y tener una estrategia de inversión bien definida le ayudará a no ceder a las emociones.

Las emociones te harán tomar decisiones equivocadas. No olvide las mejores prácticas que son esenciales para mantener sus inversiones bursátiles a largo plazo. Añada una cartera diversificada de valores que suavice los riesgos y tendrá todos los ingredientes para un crecimiento sostenible.

 

Conclusiones

Elegir uno u otro dependerá de sus objetivos de inversión; de sus capacidades y aptitudes; de su capacidad para manejar sus emociones y claro está del capital disponible para invertir/operar