Sin pretender dar un curso de economía, hablaremos de los ciclos economicos y como afectan los mercados financieros. El objetivo de este articulo es comprender la información económica publicada en la prensa especializada y en los portales economicos y su impacto en los mercados financieros. Entender u concepto económico (el ciclo económico) le puede ayudar a comprender mejor el contexto en el que opera y puede ayudarle a determinar qué tipo de inversión es más adecuada en ese contexto.

Llevar a cabo un análisis detallado del entorno económico mundial para tomar decisiones de inversión más informadas es una actividad que (aunque esencial) puede resultar compleja para un inversor novato: tipos de interés, tasas de desempleo, inflación, las variables a analizar son numerosas y su interpretación puede ser complicada.

No se trata de intentar predecir el futuro, sino simplemente de obtener conocimiento y experiencia que le permita determinar de forma relativamente sencilla qué inversión tiene más posibilidades de verse favorecida en función de la situación económica de 

 

¿Qué es un ciclo económico?

Podemos definir los ciclos económicos como el conjunto de fluctuaciones de las actividad económicas de un país; los cuales están definidos por un marco de tiempo que rota de forma cíclica en cuatro fases que indican un momento ascendente o descendente de la economía del país. 

Los ciclos bursátiles están estrechamente ligados a los ciclos económicos, que a su vez se ven influidos por la política monetaria, que cambia constantemente el deslizamiento de los tipos de interés para lograr un crecimiento sostenible.

Por tanto, estamos en presencia de un trío de bolsa, economía y tipos de interés que actúan y reaccionan de forma cíclica.

El concepto de “ciclo” es uno de los puntos en los que se han centrado muchos economistas y 

financieros; observando una cierta regularidad en estas fluctuaciones, construyeron la “teoría del ciclo” para prever una crisis y hacer previsión  y recuperaciones de la economía y, por tanto, de los mercados.

 

Fases de la economía 

La economía es cíclica por naturaleza y pasa por varias fases, cuya duración exacta es difícil de predecir, pero que siempre se producen en el mismo orden, dichas fases las resumimos a continuación

grafica ciclos económicos (depresión, expansión, auge, recesión

Expansión

Durante esta fase, la economía crece, las empresas obtienen beneficios, el empleo es boyante y la tasa de desempleo está controlada, los tipos de interés tienden a ser  bajos, la inflación es positiva pero comedida: suele ser la mejor época del ciclo económico. Este periodo es favorable para la mayoría de las inversiones bursátiles denominadas “de riesgo”, y las inversiones en renta variable suelen tener muy buenos resultados durante los períodos de auge.

Auge

Este periodo se caracteriza generalmente por los excesos. Impulsados por años de crecimiento y bajo riesgo financiero, la economía y los inversores comienzan con el desmesurado aumento del endeudamiento de las empresas y los hogares estimulados por las bajas tasas de interés; aumento de la inflación (presión al alza de los precios debido al consumo boyante y al aumento de los salarios), auges especulativos: el período de auge suele sentar silenciosamente las bases de una futura recesión al crear excesos que luego habrá que corregir.

 

 La recesión

El excesivo optimismo del periodo de auge suele toparse con la realidad en algún momento (el crecimiento de las empresas empieza a ralentizarse o no es tan bueno como se esperaba, los consumidores y los inversores no pueden excederse sin cesar para alimentar el crecimiento, y los bancos centrales intervienen subiendo los tipos de interés para evitar el sobrecalentamiento del sistema). Los beneficios empiezan a disminuir con respecto a las expectativas, los excedentes de las empresas se ponen en el mercado a precios de saldo porque no se pueden vender, los bajos beneficios implican despidos para reducir costes, el desempleo aumenta, hay una presión a la baja sobre los salarios: es una recesión. Estos periodos suelen ser muy malos para las inversiones “de riesgo”, y se prefieren las inversiones más defensivas.

La depresión

Los años de recesión soportados por los consumidores e inversores provocaron un pesimismo excesivo: el futuro se veía sombrío, el desempleo era elevado, el acceso al crédito era difícil. Pero, a cambio, los excesos han sido purgados del sistema y sólo las empresas más robustas y eficientes han sobrevivido al periodo de recesión. Los bancos centrales suelen bajar los tipos de interés para intentar “hacer rodar la pelota”, el acceso al crédito barato para adquirir bienes y activos ahora a precios bajos crea la base para reiniciar el sistema para la siguiente fase expansiva.

 

Y este ciclo se repite una y otra vez a lo largo de la historia, ya que tiene sus raíces tanto en la psicología humana como en los métodos de estímulo de los bancos centrales (que siempre utilizan las mismas palancas principales para influir en la economía: los niveles de los tipos de interés y la creación de dinero).

Recomendación para el inversor

Sin ser un analista experto, es relativamente sencillo determinar el estado aproximado del ciclo económico con la ayuda de la descripción de las 4 fases que acabamos de ver. Por ejemplo, es posible ver que hoy en día que la región de la zona euro no está en una depresión ni en una recesión, sino probablemente en algún lugar del final de la fase de expansión (y posiblemente en el comienzo del período de auge). 

Cada periodo del ciclo económico suele ser favorable para algunos tipos de inversión y desfavorable para otros. Esto se describe en el patrón comúnmente conocido como el “reloj del inversor”.

 

Conclusión

Para concluir, puedo decir que el crecimiento económico tiende a ser cíclico, alternando entre períodos de desaceleración y de expansión. En la práctica , las cosas no son tan sencillas ni exactas puesto que los ciclos no son idénticos, ni tampoco la duración e intensidad de las diferentes etapas. En un mundo ideal, el crecimiento sería sostenido y sin inflación. En el mundo real, los gobiernos controlan el nivel de actividad económica y, si es necesario, actúan sobre la política monetaria para mantener un crecimient