Una de las tareas pendientes de todo ser humano es la de ahorrar sin esfuerzo y, si es posible, conseguir hacer que su dinero crezca. A lo largo de este post presentamos diversas maneras de conseguir ahorrar sin esfuerzo.

Págate en cuanto recibas el sueldo

Parece una tarea simple y que no tiene ningún resultado, pero pagarse a uno mismo al comienzo del mes es algo muy importante. De este modo se consiguen dos cosas: priorizarse a uno mismo, antes que a las facturas de la luz, el pago de la hipoteca, la letra del coche… de manera que, como individuos autónomos y únicos, nos damos la importancia que realmente tenemos en nuestra vida.

Por otro lado, al comenzar el mes “con menos dinero” se tendrá la preocupación de buscar nuevas fuentes de financiación, pedir un aumento de salario al jefe, vender ese material que no se utiliza, aprender a gestionar mejor el dinero…

Haz la lista de la compra

¿Es sencillo eh? Sí, algo tan breve como hacer la lista de la compra es clave para conseguir ahorrar sin esfuerzo. ¿Cuántas veces se llega al supermercado o al colmado a por tres cosas y se acaba con un carro lleno de productos que seguramente no se necesitan? De este modo, con una lista de la compra bien hecha y ceñido a ella, el presupuesto no se disparará y el bolsillo no se vaciará de un momento a otro.

“Aprende” a conducir bien

No está mal en ocasiones sentirse un piloto de rally, pero lo que sí que es cierto que hacerlo a menudo provocará tanto desgastes innecesarios en el vehículo como un gasto excesivo de gasolina, con lo que al final de mes se llegará con muy poco dinero y con el coche estropeado.

Deja de fumar

En CIBfx queremos que todo el mundo pueda disfrutar de su dinero en su vejez con la mejor salud posible. Y dejar de fumar es 2×1. De este modo se invierte en salud y se deja de gastar dinero en un vicio que lo único que provoca son problemas de salud y un agujero en la cartera. Además, la época del vaquero con el pitillo en la boca ya ha pasado de moda, ahora lo que se lleva es la comida saludable, hacer ejercicio, tomar té…

Dejar de fumar para ahorrar

Reduce las facturas

Teléfono fijo, televisión por cable, cuota del gimnasio al que casi no se va, tarifa de teléfono móvil con 20gb al mes de los que solo se emplean 5, suscripción al periódico local, socio de un club de lectura, varios seguros que cubren las mismas prestaciones… en unos segundos hemos conseguido enumerar un montón de gastos que surgen a principio de mes y que, sin duda, se pueden reducir.
En estas ocasiones por pereza, por comodidad, porque se piensa que no se puede cambiar, se mantienen unos gastos mensuales muy altos cuando perfectamente se podrían recortar. Normalmente con una sola llamada se puede mejorar una tarifa, escuchar una llamada de la competencia de la compañía telefónica puede suponer que regalen un teléfono o que cueste la tarifa la mitad de lo que se pagaba habitualmente… Es un pequeño gesto con el que se conseguirá un ahorro significativo y a final de mes o de año, generar una suma considerable de dinero para invertir en otras necesidad o prioridades.

Aprovecha las ofertas

Ciertos básicos como la cafetera, camisetas y camisas blancas, pasta de dientes, comida (sin perder la calidad)… en muchas ocasiones se pueden aprovechar ofertas gracias a las cuales se tendrá un ahorro significativo. ¿Realmente es importante comprar una camisa blanca en temporada? Estos básicos, que no pasan de moda y se usan día a día, es muy probable que se puedan encontrar rebajados en nuestra tienda habitual, entonces, ¿por qué gastar un dinero extra por algo que no es necesario? Realizando una pequeña búsqueda en Internet, en los comercios del barrio, en el supermercado se pueden encontrar grandes ofertas por productos que usamos a diario y que, al final del año, pueden suponer una gran diferencia de ahorro en nuestro bolsillo.

Ten una cuenta de ahorros

Desde CIBfx recomendamos tener, al menos, una cuenta de ahorros. De esta manera se consigue tener un dinero “retenido”, con lo que se irá creando un patrimonio para inversiones futuras, gastos imprevistos, el capricho que tanto tiempo se lleva esperando y para el que nunca se tiene dinero… En este caso hay varias opciones, desde las cuentas que ofrecen 0 rentabilidad en los bancos habituales, hasta poder invertir estos ahorros en plataformas de inversión que mes a mes vayan aportando un rentabilidad considerable con la que conseguir que ese pequeño capricho del que hablábamos se convierta en un gran capricho.